jueves, 1 de enero de 2009

El Principio y el Fin

Fiel a una tradición de mas de 20 años vuelvo a iniciar un nuevo año a sones de “Amarguras” en recuerdo de tantos cofrades de Sevilla que durmieron en la paz del Señor. Sin la memoria agradecida por tantos buenos hombres que dieron lo mejor que llevaban dentro, nuestra Semana Santa no sería tan especial para todos nosotros.

Lágrimas de pentagrama derramadas sobre un mar de ilusiones compartidas y de sueños realizados. Nuestros seres queridos no morirán mientras estemos nosotros para recordarlos. Ellos son nuestros ángeles custodios en la infinidad del Cielo. Una vez cumplido su cometido en nuestra amada Ciudad han iniciado la larga chicotá en la Cofradía de la Gloria. Acabamos un año de contrastes, muchas de nuestras ilusiones se vieron realizadas y otras tantas se perdieron en el camino.

Fueron muchos los encuentros y los desencuentros, pero nuestro Dios nunca nos abandonó, su amor estuvo presente en cada lugar y en cada momento. A penas acariciamos con nuestras manos la primera cuenta del rosario de un nuevo año, sentimos el primer pellizco junto al Señor de Sevilla que nos espera en la Basílica más cercano que nunca. El Dios Poderoso bajará de su Altar para pisar el suelo de su Santa Morada. Un nuevo año tendremos la oportunidad de acercarnos al rostro de Dios, a sentir su latido muy próximo a nuestros corazones.

Hace pocos días besamos la mano de su Madre Expectante y muy pronto será el Gran Poder quien nos tienda las dulces manos de su Amargura. Con el Señor de Sevilla se abrirán las puertas hacia un camino que inexorablemente, y antes de que nos demos cuenta, nos llevará al júbilo de un nuevo Domingo de Ramos.


La Sevilla de los hermosos contrastes nos llevará a sentir muy de cerca la Pasión de Cristo poco antes de que Tres Reyes Magos ofrezcan al Niño Jesús, oro, incienso y mirra como símbolos de la Realeza, Divinidad y Humanidad de Cristo nuestro Redentor. Sevilla no cambiará el paso y esos niños que disfrutarán en las vísperas de Reyes con la Cabalgata serán los mismos que el Domingo de Ramos portarán sobre sus manos las palmas que precederán al Misterio de la Sagrada Entrada en Jerusalén.

El Señor es el primer peldaño, subiremos poco a poco las escaleras, hasta llegar al último escalón, donde nos esperará victorioso en su Resurrección. Doce campanas sonaron esta noche por un año que se marchó y será el sonido de las campanas de la Basílica las que anuncien a una repleta Plaza que Dios pisará las calles de Sevilla.


Paz, amor y bien queridos hermanos míos.

7 comentarios:

Juanma dijo...

Feliz año, querido y grande Jordi. Yo he despedido 2008 con penita. No, no ha pasado nada. Sólo es que he dicho adiós al que ha sido, sin duda, el mejor año de mi vida.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Grande Jordi, como siempre.

Te despediste del año con el Señor y lo inicias también con Él. Como tú muy bien dices: Principio y Fin.

Estas fiestas tan entrañables y de sabores agridulces, nos abocan a la Semana Mayor, son su pórtico y el Señor quien lleva las llaves del mismo, hasta esa maravillosa mañana de Domingo de Ramos.

Y es que me vienen a la memoria tantas Madrugás viendo como se coloca entre los incontables cirios tiniebla esparcidos por la Basílica antes de la salida, nuestra querida Bandera de la Epifanía, rememorando la primera manisfestación del Gran Poder de Cristo, haciendo que pastores e incluso reyes se postren a sus pies y vengan a adorarle.

Tan grande el Señor desde tan pequeño...

Te deseo lo mejor Jordi, en este año que entra y que la vida no nos castigue como ha hecho en éste, con la pérdida de un amigo tan entrañable en nuestras vidas.

Enhorabuena por lo que escribes como siempre y un abrazo en el Señor.

Glauca dijo...

Feliz año amigo Jordi para ti y los tuyos.

Dale un beso muy grande de mi parte a tu pequeña cirinea.

sevillana dijo...

EL siempre nos espera, aunque nos llevemos mucho sin pasar por su casa, sabe que no le olvidamos.
Te deseo toda la Felicidad que se puede desear a un amigo.
Besos

Dama dijo...

Feliz año Jordi.
Si visitas al Aguaó entenderás que tu eres el número cuatro, así que hoy, sin falta, iré a San Lorenzo.

Híspalis dijo...

Querido Jordi, grande como siempre. Te deseo a ti y a toda tu familia un feliz y próspero año 2009, y sobre todo mucha Salud... Salud que llega por calle Verónica al son de tientos. Un fuerte abrazo.

Híspalis.

El Pasmo de Triana dijo...

Hola Yordi, muchas gracias por pasarte por mi nuevo blog y espero que no sea la última. Será buena señal.
Un abrazo y feliz 2009